sábado, 25 de marzo de 2017

Deleitó el Ballet de Kiev a potosinos


                                       Fotografías : Cortesía de Espectacular TV


Por: Roberto A. Valenciano Capín


Una noche de ballet de tradición  y excelencia disfrutaron los potosinos al disfrutar  tres obras del repertorio balletistico por el Ballet de Kiev en el Coloso de Villerías y de esta manera cubrir las expectativas deseadas.


Un recorrido a través de no solamente tres historias de amor que convergen con la pasion e intimidad, al dar inicio con  El "Corsario", coreografía de Joseph Mazilier y basado en un poema de Lord Byron, en donde se narra el amor de un pirata por una esclava,   indudablemente el espectador  dio cuenta de esta historia que envuelve a este ballet, gracias a una buena versión, bastante hilada que ha sido expuesta por esta compañía con tradición balletistica.





Indudablemente, una de las coreografías más esperadas fue sin lugar a dudas "Carmina Burana", sobre todo por su contundencia musical y temática que la envueve, aunada a ser una obra basada en poemas de los siglos XII y XIII, conservándose tal y como inició, según el códice encontrado en 1803 porJohann Christoph von Aretin en Baviera. Aquí se ensalzan los placeres terrenales, el amor carnal y el goce de la naturaleza, una especie de crítica a los estatutos de la sociedad de la época. Carl Orff compuso la música en 1935, basándose en 12 poemas de este códice. La cual tuvo el infortunio que resultó una coreografía insulsa, resultando ser mas  el protagonista  la buena selección musical que lo expuesto en escena.




Y cerrar gracias a la magia de "Scheherezada". Una historia basada en Las mil y una noche, el libro con las vivencias del sultán Shahriar, quien se enamoró de una princesa. La música es de Nikolái Rimski-Kórsakov.


Una de las coreografías mejor resueltas y atractivas no solo por su vestuario,  escenografía sino de la interpretación tanto de solistas como el corpo de bailarines.


20 bailarines en escena que lograron cautivar a un público atento y respetuoso ofrecido por esta compañía de ballet es, junto con el Ballet Bolshoi y el Ballet Marinsky, una compañía líder en el ballet mundial; basado en la ciudad de Kiev, Ucrania, esta compañía es también conocido como el Ballet Nacional de la Ópera de Ucrania. En la actualidad cuenta con 24 ballets en su repertorio, uno de las más grandes del mundo, y ha tenido muchos bailarines de clase mundial entre sus miembros, por ello y por su altísima calidad, es que ha recibido el reconocimiento universal.


Una velada dancística variada  y que supo ganarse el aplauso del público potosino e indudablemente una forma de acerca a la gente a este arte tepsicoriano.

Trío Morelia presenta recital de música mexicana en el Museo Francisco Cossío



Trío Morelia, conformado por Laura Angélica Carrasco Curíntzita –  piano, Ludwig Esteban Carrasco Curíntzita –  violín, Irene Adriana Carrasco Curíntzita –  violonchelo, se presentan este sábado 25 de marzo con su Recital de Música Mexicana,  a las 12 del día en la Sala Francisco de la Maza, entrada libre.



El Trío Morelia comenzó en el año de 1987, se ha presentado en la mayor parte de la República Mexicana, así como en Alemania, Austria, España, los Estados Unidos de Norteamérica, Italia, Japón, Liechtenstein y la República Checa en prestigiosos festivales, series y salas de conciertos de estos países.



La agrupación ha sido ganadora del concurso de interpretación del “Bach-Handel Festival” (Virginia, Estados Unidos; 1997 y 1998) y del Concurso de Intérpretes del Festival Internacional de Música Contemporánea (Michoacán; 2005 y 2007), además de recibir los Premios Génesis (Michoacán), Musas del Arte (Michoacán) y Emma Contestabile (Siena, Italia) en el área de Música por su destacada carrera.



Como solista se ha presentado con la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana, el North Carolina School of the Arts Percussion Ensemble, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, la Orquesta Sinfónica de Michoacán y la Orquesta Sinfónica de Yucatán. Así mismo, el Trío Morelia se ha presentado en numerosas ocasiones para la radio y televisión en México y los Estados Unidos, así como para el Servicio de Televisión Alemana y el Japan Network.



Dado su interés por presentar música latinoamericana y contemporánea, el trío ha realizado 22 estrenos absolutos y más de 50 estrenos nacionales en México y en el extranjero. De igual forma, mantiene una estrecha colaboración con numerosos compositores.



En enero del 2006 desarrolla su proyecto permanente "Diálogos con Latinoamérica", que fue impulsado por un Förderpreis de la prestigiosa Fundación Ernst von Siemens de Alemania.

Mercadillo CEART 10 edición. Primer Aniversario




La banda de reggae Los  Pacha acompañada del vocalista Real Stylo será el grupo musical que amenice el aniversario número 1 del Mercadillo del Centro de las Artes de San LuisPotosí Centenario este domingo 26 de marzo.


En la décima edición del Mercadillo del CEART contaremos con la presencia de 87 expositores de arte, diseño y antigüedades. De igual manera, participarán 34 productores alimenticios y 13 foodtrucks que estarán listos para ofrecer comida, productos orgánicos y
cerveza artesanal.



El Mercadillo del CEART es un evento que se ha consolidado como un espacio para apoyar el   talento   de   artistas,   diseñadores   y   anticuarios   locales,   quienes   tendrán   la oportunidad de exhibir y vender sus productos. Además   de   los   productores   y   emprendedores   artísticos,   en   esta   edición   de aniversario del Mercadillo contaremos nuevamente con la participación del colectivo de DJ´S Moongrave.rec, que estarán ofreciendo una agradable selección musical en el área de estacionamiento del CEART.



La presentación de la banda Los Pacha  está contemplada de 15: 00 a 17: 00 horas en el Jardín de los Pirules. Una de las características que ha distinguido al Mercadillo del CEART es que se propicia la convivencia familiar y se permite el acceso de mascotas. El acceso es a partir delas 12:00 horas,  con un costo de $35 a público en general. Niños menores de 10 años, y adultos mayores con credencial de INAPAM entrada libre.

Cristóbal Colón no descubrió América



Christian Duverger afirma que Colón se benefició de la ruta que dejó un viaje anterior. Fotografía: David Hernández.


Por: Juan Carlos Talavera


Cristóbal Colón no fue un navegante genovés, sino portugués. Y su viaje por el Atlántico nunca tuvo la intención de encontrar una nueva ruta hacia Las Indias para adquirir especias, sino que desde el principio supo que se dirigía a un mundo poco explorado. Además, para conseguirlo no se lanzó a la aventura, sino que utilizó la ruta que otro navegante ya había explorado, afirma el historiador francés Christian Duverger (Burdeos, 1948), que publica por primera vez las dos versiones existentes del “Diario de a bordo” de Cristóbal Colón, lo que se conoce como la bitácora del navegante donde describe su viaje.



Sin embargo, derivado de sus investigaciones Duverger explica a Excélsior que existen indicios de que Colón no sólo se benefició de un viaje anterior, sino que claramente en este documento, que rece de emoción y sorpresa, como sí sucedió en las "Cartas de Relación" de Hernán Cortés.



Demostrarlo no es tan difícil, acepta el también autor de “El ancla de arena”, y basta con analizar lo que el almirante llevó en su cargamento como parte del trueque: “Es interesante que Colón no llevaba textiles para un trueque normal, considerados como obsequios vistosos, exitosos y ligeros”.



¿Qué llevaba entonces? “Clavos de hierro, hojas de acero, cuchillos, navajas, cascabeles de cobre y objetos de vidrio de color blanco y verde. Porque sabía que en ese mundo era más apreciado un clavo de hierro que un poco de tela”.



¿Por qué es tan confusa la información sobre Colón?, se le inquiere al historiador francés. “Hay datos de que el navegante quiso eliminar las huellas de su pasado, aunado a que en el siglo XIX el Papa Pío quiso convertirlo en santo de América; eso generó una leyenda y numerosas falsificaciones de documentos para apoyar su nacimiento en Génova”.



¿Por que en Génova? “Porque entonces nacer en Génova es una especie de certificado cristiano. A todas luces se buscó la manera de hacer de Colón un personaje cristiano y no judío. Pero al revisar su documentación sólo he encontrado documentos apócrifos”.


La realidad es un poco distinta, insiste el investigador francés, “y la explico en este libro que reproduce las dos versiones del “Diario de a bordo” -la de su hijo Hernando Colón y la de Fray Bartolomé de las Casas-, donde queda claro que el de 1492 no fue el viaje del descubrimiento, sino que hubo otro anterior”.


¿Por qué asegura que el almirante sabía lo que encontraría en América? “Si leemos este diario como un viaje oficial y no como viaje de descubrimiento, entenderemos su tonalidad y contenido; en este diario no hay ninguna emoción, sorpresa o mención alguna al continente asiático. Eso fue una invención del siglo XIX. Colón sabía exactamente lo que iba a encontrar: habitantes desnudos que viven en chozas donde no hay oro, pero sabía que era importante tomar posesión de ese territorio ante la competencia diplomática que mantenían España y Portugal”.

VIAJE ILEGAL

Duverger acepta que el viaje de Cristóbal Colón fue ilegal y, en cierto punto, una declaración de guerra a Portugal, dado que según el Tratado de Alcáçovas que consiguió la paz entre ambos países, en 1479, donde se estableció que España dejaba el control del océano Atlántico a Portugal, mientras que éste renunciaba a extender su poder en la península ibérica.


¿Por qué Portugal no declaró la guerra a España cuando supo la situación? “El rey Juan II de Portugal se enteró en voz del propio Colón sobre la exploración, pero no quiso una nueva guerra porque estaba más interesado en África y la India. Pero dos años después firmará el Tratado de Tordesillas, donde se desplazará la línea divisoria del océano a favor de España y Portugal obtendrá las tierras de Brasil”.



¿Cómo definiría este “Diario de a bordo”? “Es una descripción técnica de un territorio nuevo cuya intención fue tomar posesión del territorio. Contrario a lo que dice la tradición, Colón no pensó en viajar a Asia; él siempre supo a dónde iba y en este libro el lector lo puede averiguar, porque insiste en que todo lo que ve se parece a España. ¡Pero eso no tiene sentido! Porque no hay ninguna relación entre el mundo tropical del Caribe y España, más bien fue una manera de presentar el territorio caribeño como una extensión natural del territorio español”.



Para concluir, el historiador comenta que este libro busca que el lector de nuestro tiempo pueda leerlo no como un texto lleno de sorpresas, sino como un libro que da cuenta sobre la toma de posesión de un vasto territorio, un documento valioso en el que Colón nombró absolutamente cada espacio que recorrió, que podría inspirar a los jóvenes historiadores a indagar aún más en la figura y la historia de Cristóbal Colón.

Últimos días para visitar exposición sobre Francisco de Goya



La muestra "Francisco de Goya, único y eterno", que reúne tres de sus más relevantes series de grabados: "Los caprichos", "Los disparates" y "La tauromaquia", concluirá su periodo de exhibición el próximo domingo en el Museo Nacional de San Carlos.



La muestra sobre uno de los artistas más importantes de España y de la transición del siglo XVIII al XIX,  ofrece una selección de sus trabajos más representativos, destacó en un comunicado el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).



Las piezas que se exhiben proceden de acervos nacionales e internacionales como los museos Nacional del Prado, Hammer, Meadows, Soumaya, Franz Mayer y de la Basílica de Guadalupe, así como de las colecciones de la Fundación Zuloaga, Pérez Simón y Jorge Ramos.


Francisco de Goya (1746- 1828) incursionó en la pintura de caballete y mural así como en el grabado y el dibujo, además destacó por sus técnicas vanguardistas. Su obra se caracterizó por su lúcida interpretación de la época que le tocó vivir, las sátiras a las costumbres y el manejo de temas irreverentes.


La exhibición da cuenta de diversas técnicas y temáticas del genio aragonés, a la vez que muestra los rastros que dejó en sus seguidores y copistas, como Agustín Esteve y Eugenio Lucas Villamil.



Además, el público podrá ver parte del trabajo que Goya realizó como pintor de la corte, primero con Carlos III y luego con Carlos IV. Al artista se le otorgó el título de pintor de cámara en 1789.



De igual forma, se puede observar el trabajo del pintor en los rostros de sus modelos, al plasmarlos en sus retratos pues en sus rasgos buscaba reflejar su personalidad no replicarlos.


NTX/MAG

Dejaron un legado literario



Durante un siglo, las páginas de El Periódico de la Vida Nacional han tenido el privilegio de contar con la colaboración de decenas de autores consagrados


Por: Virginia Bautista


En la columna que la poeta y diplomática Rosario Castellanos (1925-1974) —considerada una de las escritoras mexicanas más importantes del siglo XX— publicó en Excélsior el 14 de octubre de 1967 reflexionaba sobre “Lo que somos, lo que hemos sido”, desentrañando la riqueza de la literatura nacional.



Ésta es la primera de las colaboraciones de la famosa novelista y cuentista que El Periódico de la Vida Nacional ha reunido en cinco libros, que resguarda en su Archivo Histórico. La autora de Balún Canán escribió en Excélsior, la mayoría de las veces cada semana, hasta su trágica muerte ocurrida en Israel el 7 de agosto de 1974, donde fungió como embajadora de México desde abril de 1971.



La también cuentista, ensayista y dramaturga se ocupó de forma magistral de diversos temas: la literatura, la libertad, la paz, la maternidad, la cultura judía, la mujer, la obra de varios poetas y de su hijo Gabriel, a quien dedicó su última columna, titulada “Recado a Gabriel. Donde se encuentre”, que se volvió a publicar a manera de homenaje el 26 de agosto de 1974.



Castellanos es sólo una de las grandes plumas que han escrito en estas páginas, ya sea en la sección editorial o en diversos suplementos, a lo largo de sus cien años de vida, que cumplió el pasado 18 de marzo. Poetas, narradores, cronistas, historiadores, dramaturgos, filósofos, periodistas, artistas, cineastas y críticos de arte han dejado huellas de su obra y pensamiento en este diario. Algunos como colaboradores habituales y otros a través de escritos esporádicos o menos constantes, pero igual de vitales.



Entre la larga lista destacan figuras como Octavio Paz (hoy único Nobel de Literatura mexicano), Daniel Cosío Villegas, Jorge Ibargüengoitia, Josefina Vicens, Jaime Torres Bodet, Vicente Leñero, José Revueltas, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar,  Salvador Novo, Ramón Xirau, Luis Villoro y Carlos Fuentes.



Así también Ricardo Garibay, Maruxa Vilalta, G. K. Chesterton, Mario Vargas Llosa (Nobel de Literatura peruano-español 2010), Emmanuel Carballo, Gastón García Cantú, María Luisa La China Mendoza, Raquel Tibol, Luis Spota, Hernán Lavín Cerda, Rodolfo Stavenhagen, Oriana Fallaci y José Emilio Pacheco.



Imposible mencionar a todos los que han consolidado una tradición y presencia cultural y literaria que comenzó incluso antes de que naciera Excélsior, en su antecesora Revista de Revistas.



Este semanario, adquirido en 1915 por Rafael Alducin, el futuro fundador del diario, publicó en 1916 La sangre devota, el primer poemario de Ramón López Velarde (1888-1921), hoy considerado el padre de la poesía moderna. Esta obra, cuya portada se ilustró con una pintura de Saturnino Herrán, también conmemoró el año pasado su centenario.



El entonces joven López Velarde, que trabajaba como redactor en Revista de Revistas, atrajo posteriormente hacia la página literaria de El Periódico de la Vida Nacional a poetas como Miguel Othón Robledo, Enrique Fernández Ledesma, José Juan Tablada, Manuel de la Parra y José D. Frías.



El investigador Pável Granados detalla en su ponencia “Los poetas y los bohemios”, con la que participó el pasado 16 de marzo en el coloquio Cien años de Cultura y Letras en Excélsior, que el matutino “financió las existencias de esos poetas tan entrañables como olvidados”.


“¿Y el vate Othón Robledo?”, se pregunta. “Ya llevaba mucho tiempo muriendo. En una ocasión, le dijo a sus amigos: ‘Vayan a Excélsior, y digan que ya me morí y pidan una cooperación para mi velorio’. Con lo que recibieron, Othón y sus amigos agarraron una larga parranda”, agrega.


Dos ejemplos más

El dramaturgo y novelista Jorge Ibargüengoitia (1928-1983) ya cautivaba a los lectores de Excélsior con su ironía y agudo sentido del humor el 24 de enero de 1969, cuando publicó “Para qué sirve la crítica II. Dichos de los siete sabios”. Cada semana, y en ocasiones dos veces en este lapso, el también ensayista y cuentista entregaba sus graciosos análisis sobre la vida cotidiana en la Ciudad de México, la hospitalidad de sus habitantes, el crecimiento poblacional, los proletarios, las enfermedades crónicas, los policías, el cine, la ley, el voto y la literatura.



Nunca dejó de enviar su columna con puntualidad, ni siquiera el medio año que viajó por diversos países de Europa en 1975. Mandaba crónicas de las situaciones que enfrentaba como turista mexicano en el viejo continente y cómo veía la vida en las urbes que visitaba: Londres, El Cairo, Luxor, Alejandría, París, Venecia, Barcelona, Florencia, Milán, Bilbao o Madrid.



El autor de Los pasos de López hizo el 27 de junio de 1975 un corte de caja de su presencia en Excélsior y anunció que se tomaría un descanso de seis meses, lo que cumplió con puntualidad. En el artículo “Mis vacaciones. No me toquen las golondrinas” dice que éste será el último texto de “una serie que comencé en diciembre de 1968, hace seis años y medio. Primero uno a la semana y luego dos, primero en un rincón y luego en la página 7”.



E hizo la cuenta de que había publicado ya 600 escritos y dos mil cuartillas. “Me voy porque me da la gana y regreso dentro de seis meses… Estoy satisfecho con mi columna”, apuntó.



Y el 2 de enero de 1976, Ibargüengoitia anunció su retorno con el artículo “El regreso del hijo pródigo. Fin de vacaciones”, sólo para permanecer hasta el 5 de julio de 1976, pues salió de El Periódico de la Vida Nacional junto con el equipo encabezado por el periodista Julio Scherer.



Otra de las presencias constantes en el matutino centenario fue el escritor, ensayista y editor Emmanuel Carballo (1929-2014), quien para el 14 de agosto de 1966 ya se consolidaba como crítico literario a través de su “Diario público”.



En esta página que se volvió indispensable para las letras en español, que entregó durante tres años, hasta agosto de 1969, analizaba obras específicas de escritores como Carlos Fuentes, Marco Antonio Montes de Oca, Agustín Yáñez, Alfonso Reyes, Torres Bodet, Salvador Novo, Paz, José Revueltas, Alejo Carpentier y José Vasconcelos.



A partir de septiembre de 1969 y hasta abril de 1972, fecha de la última colaboración que resguarda el Archivo Histórico, Carballo hurgó en el mundo de los editores, los distribuidores y los lectores mexicanos, las novísimas letras, pero también en sucesos y personajes como las elecciones en Colombia o el presidente chileno Salvador Allende.



Un universo de creadores igual de prolífico brilló en la sección cultural dominicalDiorama de la cultura, que nació el 4 de diciembre de 1949 y duró casi 20 años; en el suplemento cultural Diorama, del 19 de enero de 1969 al 3 de octubre de 1982; y en el suplemento El Búho, que se publicó de 1984 a 1998.



Mención aparte merece la revista Plural, dirigida por Octavio Paz, que apareció bajo su timón en octubre de 1971 y, tras editar 58 números, uno por mes, dejó de publicarse en julio de 1976, dando pie a una segunda época ya con otro perfil. Los proyectos singulares e innovadores que los grandes escritores han echado a andar en Excélsior son uno de los principales legados del periodismo cultural mexicano del último siglo.

Pluma filosa

Jorge Ibargüengoitia nunca dejó de enviar su columna con puntualidad a Excélsior, ni siquiera el medio año que viajó por diversos países de Europa en 1975.

viernes, 24 de marzo de 2017

Con "Santuario" fue presentado el Ballet de San Luis




Por : Roberto A. Valenciano Capín


Con el trabajo coreográfico "Paraíso"  se dio el lanzamiento oficial del Ballet de San Luis, bajo la dirección general de Ángeles Mahbud  y en la dirección artística del Mtro. David Ocaranza y tener como testigo el Coloso de Villerías.



Una compañía bajo este proceso de profesionalización y desde la iniciativa privad,  de esta manera, se une a estas propuestas dancisticas independientes en esta capital potosina.



Un  proyecto dancístico que le apuesta no solo en este proceso formativo a través de la Academia, sino el también  convocar e integrar a bailarines potosin@s.



Al comentar  el  Mtro. David Ocaranza en torno a este trabajo coreográfico  como  "una propuesta que busca regresar al ser humano esa parte de su ser en estos tiempos que estamos vivimos en  este caos". De esta manera, es una obra que invita a la reflexión, a desviar las miradas y toda nuestra atención a los sentimientos que creamos, que cultivamos y enseñamos " .



En donde nos remite a ser partícipes no solo de este ejercicio creativo a través de este caleidoscopio  de imágenes bajo el eje temático antes citado y que es planteado por sus creadores (Ocaranza/ Edel Carbonell).




A pesar de una  inicial y  bella  imagen, en donde una de sus integrantes se resguarda en un circulo-manto y alrededor de ella, cuerpos acostados en el escenario, en un momento rompe con esta protección  y se aventura a conocer estos diferentes paraísos, sus fortalezas y debilidades como una condición humana, a partir del detonador del ballet, trazos muy sutiles de contemporáneo y el sumo lirismo.



Por  momentos  logran comunicar estos sentimientos y generar logradas imágenes poéticas,  a pesar de que si hay esta incomodidad al no  haber estos elementos de sorpresa y el infalible escape de otras coincidencias como son un ritmo, cadencia, una falta de claridad  e  inconsistencia tanto en su dramaturgia como planteamiento coreográfico  y eso si,  un efectivisimo disparador de los aplausos.



Es de reconocer el entrenamiento y la entrega de sus bailarinas en el escenario,  a pesar de poder haber sido  abordada esta pieza desde el virtuosismo de la técnica, aún así, se  tiene el acierto de optar por homologar la calidad de sus ejecutantes y mostrar un trabajo más consecuente con el nivel técnico e interpretativo de sus integrantes.




Así como cumplirse cabalmente uno de los cometidos de no solamente convocar a este público  mediata de la academia y familiares, sino convocar a la comunidad dancística potosina y de  esta manera, Ballet de San Luis busca contribuir en el crecimiento y desarrollo de la cultura y la danza en San Luis Potosí.



El Ballet de San Luis esta integrada por: Natalia Navarro,  Daniela Navarro, María José López,  Miriam del Pilar Moran, Yaraldine  Alarcón,  Nicole Massieu,  Guadalupe Gil. Patricia Mendoza, Fernanda Jiménez, Mónica Martínez, Ana Paula Aboytes,  Isabel Maza y Daniela Humara.