sábado, 4 de marzo de 2017

Biblioteca Clavigero; será memoria del mundo


                                                                 Foto: Karina Tejada


Por: Virginia Bautista


El ejemplar 244 de la primera edición del poemario Canto general del chileno Pablo Neruda (1904-1973), que forma parte de un tiraje especial de 300 publicado en México en 1950, y el acervo del piloto aviador Alberto Salinas Carranza (1892-1970), que echa luz sobre el movimiento constitucionalista y los inicios de la aviación en el país, serán denominados Memoria del Mundo por la Unesco.


El próximo 5 de marzo, la Universidad Iberoamericana (UIA), que resguarda ambas joyas en su Biblioteca Francisco Xavier Clavigero, recibirá el reconocimiento Memoria del Mundo Latinoamérica para Canto general, y Memoria del Mundo México para la colección documental y fotográfica del militar y sobrino de Venustiano Carranza, presidente del país de 1917 a 1920.


Teresa Matabuena, directora de la biblioteca, detalla en entrevista que los comités de la Unesco se reúnen cada año para reconocer algún documento, archivo, manuscrito, película o programa de radio que tenga características únicas. En 2005, agrega la investigadora, la UIA obtuvo el reconocimiento de Memoria del Mundo México por los archivos de Porfirio Díaz y Manuel González, “dos acervos presidenciales que, entre ambos, poseen millón y medio de documentos”. Y en 2016 se determinó concederles estas dos distinciones.


Luis Héctor Inclán, coordinador de Acervos Históricos de la casa de estudios, destaca el volumen especial de Canto general, el décimo poemario de Neruda que empezó a componer en 1938, cuyas guardas están ilustradas por pinturas de Diego Rivera (la primera) y de David Alfaro Siqueiros (la segunda), hechas ex profeso para esta edición autografiada por los tres creadores.




Canto general, que consta de 15 secciones, 231 poemas y más de 15 mil versos, fue escrito primero en México y luego en la clandestinidad, es decir, “durante los 13 meses que Neruda tuvo que refugiarse en las casas de los militantes comunistas chilenos”, explica Inclán.


“Pretende ser una visión de la historia de América, desde su vegetación, ríos, el canto a la naturaleza, y va pasando por distintas capas en la historia de América Latina”, añade.


El académico señala que el poema hace referencia a los conquistadores de distintas naciones de América y dedica una parte a los libertadores, “en la que va hablando de estos personajes que han liderado la resistencia y la búsqueda de la libertad, incluye a Juárez, a Zapata o a Lincoln”. Y acaba en una etapa contemporánea, “apelando al hombre común latinoamericano, a los hacedores de oficios cotidianos que buscan la libertad”.


Inclán describe las peculiaridades editoriales de esta primera edición de Canto general, que estuvo a cargo del artista plástico Miguel Prieto e impresa en papel Malinche, que constó de 500 ejemplares, 300 de los cuales, los autografiados, se vendieron en una suscripción anticipada en cien pesos de la época.


Al final de los ejemplares selectos viene la lista de las personas que los adquirieron en los distintos países de Europa y América, entre quienes sobresalen el expresidente Lázaro Cárdenas, los pintores Frida Kahlo y Pablo Picasso, el fotógrafo Gabriel Figueroa, el cineasta Luis Buñuel y el arquitecto Luis Barragán, quien donó su libro a la UIA hacia 1955, cuando construía su Escuela de Arquitectura.


La venta apoyaba al poeta chileno para que sobreviviera a su exilio. Neruda, Rivera y Siqueiros firmaron los 300 ejemplares en una ceremonia el 3 de abril de 1950, en la casa del arquitecto Carlos Obregón Santacilia”, concluye.

REVOLUCIÓN Y AVIACIÓN



Teresa Matabuena comenta que la biblioteca que dirige alberga el archivo personal de Alberto Salinas Carranza, quien fue uno de los primeros cinco pilotos que se fueron a entrenar a Estados Unidos, el iniciador de la Fuerza Aérea Mexicana y el fundador de la Escuela Militar de Aviación de los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas.


Está conformado por documentos virreinales y por más de mil fotografías que cubren dos momentos importantes de la historia de México: el movimiento constitucionalista y los inicios de la aviación.


Además de fotografías de los vuelos, los pilotos, las maniobras, las pruebas de los aparatos hechos en México, hay material sobre los inicios de la aviación mexicana, textos escritos por él sobre los primeros inventores de aviones, informes técnicos sobre los motores y hélices de aviación, que eran patentes mexicanas, que fueron muy importantes en su época”, indica.


La investigadora asegura que también son interesantes las fotos sobre el movimiento constitucionalista. “Son importantes, pues ofrecen el punto de vista de Salinas Carranza. Él era constitucionalista y piloto aviador, y participaba en los dos movimientos. Vemos los campamentos militares, la participación de las mujeres y los niños en la lucha armada, por ejemplo”.


Dice que este acervo adquiere mayor relevancia, porque México fue el primer país de Latinoamérica que hizo un vuelo y la historia de la aviación nacional es un tema poco explotado aún, por eso se le otorga el reconocimiento.


Una selección del material de los acervos premiados integran la exposición La Ibero en el programa Memoria del Mundo, que se inaugurará 6 de marzo, a las 13:00 horas, en el Área de Exposiciones de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la UIA (Prolongación Reforma 880, Lomas de Santa Fe, Edificio N, Nivel 0).