sábado, 11 de marzo de 2017

Preocupa mantener vivas las tradiciones de la cultura popular




Al finalizar el Coloquio de Cultura Popular organizado por la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado, los participantes coincidieron en la necesidad de mantener vivas las tradiciones de donde emergieron pero también atender en lo artesanal a los gustos de la sociedad, en la música a la fusión sin mutar a lo superficial y en la danza se llamó a los creadores a conocer las formas de gestionar recursos.



Lo anterior se desprende de las mesas de trabajo que la Dirección de Culturas Populares de la secretaría de Cultura organizó en estos tres días que duró el Coloquio.De esta forma se generó el diálogo para sentar las bases para el devenir de las manifestaciones culturales consideradas tradicionales como el Arte Popular, la Música y la Danza.


Así en la de Arte  Popular se discutieron los criterios de evaluación en los concursos artesanales, donde se privilegia lo estético y se deja fuera el proceso de trabajo para la elaboración de  una pieza, que incluye  el entorno ambiental y de los saberes para hacerlo. Los participantes de la mesa también concluyeron  también en la necesidad de que los artesanos atiendan  a los nuevos gustos de sociedad, donde están los posibles compradores.


En la discusión sobre la Música Popular se concluyó que la escuela del músico popular es la comunidad, donde desde niño se le enseñó a tocar los instrumentos y a comprender los objetivos, los límites  y la importancia cultural de los sones y canciones que son ejecutados en momentos particulares, por lo que se debe reflexionar sobre la forma de hacer escuela de la cultura popular. Se plantearon que la Música Popular, al no ser lineal, se abre a la fusión, pero también se cierra a la mutación superficial, se reduce y se expande, sale da la
comunidad y se resguarda en ella, pero siempre será en la comunidad donde se toman estas decisiones y no por las burocracias patrimonialistas.




En relación a la Danza Popular esta no se separa de la música, pues se entrelaza con los objetivos rituales, funciones agrícolas, entre otros elementos.Dentro de la danza tradicional se plantearon dos esquemas: el que requiere dignificar la función del danzante y músico que vive de su arte y aquel que plantea la función comunicativa mediante aspectos rituales de la danza, donde la obtención de recursos no es relevante.



Finalmente llamaron a las instituciones públicas a no dividir las manifestaciones culturales que se encuentran integradas, pues es lo que les da sen&do y también a los creadores para acercarse a esas mismas instituciones para conocer las formas de gestionar recursos.