miércoles, 12 de abril de 2017

Una solidaria Carmina Burana en el Coloso de Villerías


    .                          Fotografías : Cortesía de Norma Rivera / Sol de San Luis


Por : Roberto A. Valenciano Capín


La monumental Carmina Burana de Carl Orff se unió a este serie de conciertos en apoyo en la recuperación de la salud del Mtro. José Miramontes Zapata. Fundador de la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí.



Un concierto que también se une para ser parte de este hecho histórico, al  conjuntarse por primera vez en un escenario, orquesta, coros y danza de este monumental obra y por tanto,  ser testigos quienes se dieron cita  en este centenario Teatro de la Paz.



De esta manera se unieron a esta buena causa  tanto ex alumnos, alumnos del Mtro. Miramontes Zapata. En donde esta portentosa obra a pesar de esta impertinencias del acceso a mitad y casi al final del concierto, el infaltable sonido del celular o el aplauso espontáneo acallado con un schhh,  aun así logró mantener su elocuencia.



Al tener como preámbulo a esta Carmina Burana,  la Orquesta Sinfónica interpretó con tal sutileza la- Pasaglia y Fuga en Do menor- de Johann Sebastian Bach,  en donde es de destacar los arreglos de orquestación realizadas por el músico potosino Jesús Flores García.



Una pausa que es prolongada como antesala antes de ser cimbrados  por esta  -Fortuna Imperatrix Mundi-, en donde "los coros de intenso dramatismo  y motivos orquestales obstinados, creadores de una atmósfera de incertidumbre subrayadas por contraposiciones métricas stravinsyanas de una  parte, y de otra", perteneciente a -Primo Vere-, para después ser abordadas con tal acierto esta conjunción de orquesta y coros con  los subsiguientes cuadros: In Taberna y Cour D' Amours,



Se une a este acto solidario American Ballet Company bajo la dirección de la Mtra. Giselle F. Galvez. Quien ya habían colaborado participado con la OSSLP con el montaje del Cascanueces y esta Gala Dancística.




A pesar de la delimitación del espacio ofrecieron esta otrora parte como es el llamado arte en movimiento, sustentada en una adaptación del ballet "Carmina Burana" de la bailarina, maestra y coreógrafa Nellie Happe, por el Mtro. Gerardo Gil Blancheflour.



Una destacada intervención dancística bajo esta  conjunción creativa de:  San Luis Potosí, CDMX y Nuevo Laredo, Tamaulipas. Siendo solistas:  Adelaida Viesca Helen y Gerardo Gil Blancheflour y este corpo de bailarines( jóvenes estudiantes en proceso de profesionalización) de esta Dance Academy que lograron recrear esta "viñeta de la vida, muy rica en contrastes", como lo plantea su creadora.



"Para mí ya estar en escena con la orquesta,  con los coros y haciendo producciones profesionales y la gente de San Luis venga y disfrute, para mí es el éxito, así como "es fantástico que nos unamos todos los artistas en hacer una producción grande y eso es lo que tendríamos que estar haciendo dentro de la cultura", comentó una emocionada Giselle Galvez, directora general y artística de American Ballet Dance Academy.



Una Carmina Burana que le representa un gran reto como Academia " porque nunca habíamos hecho algo tan grande, nunca habíamos estado en un escenario con orquesta, con dos coros y una propuesta en lo que siempre habíamos trabajado como es el clásico, sino es algo  más moderno, mucho más fuerte, mucho más intenso y mucho más interpretativo. Entonces ha sido un gran salto muy grande y un gran reto muy fuerte".



En cuanto a la referencia  con la obra de la Mtra. Nellie Happe  comentó que es" la coreografía más actual  que hay ahora y pienso que era bastante sentido de la época y me gusta la coreografía como esta adaptada para los cantos de Carmina Burana y, como, también nos cambiamos un poquito y nos  adaptamos para no tener problemas con los derechos, quedo como algo muy auténtico y también muy personal porque  fueron coordinaciones de tres piezas trabajando al mismo tiempo trabajando, entonces si era muy difícil tener un coreógrafo que estuviera dirigiendo todo, a raíz del maestro Gerardo que hizo la selección de esta coreógrafa se empezó a trabajar".



Por su parte, una orquesta resuelta aunque en momentos un tanto desfasada en relación con los coros, reflejos en unos desiguales coros tanto el mayor como el infantil, este último integrado del Coro de la Eedim Julián Carrillo y el Coro de Niños Cantores de San Luis, bajo la dirección de la Mtra. Adriana Castañon y en cuanto a los solistas se destaca la voz de tenor Joaquín Ledesma, aunque faltó de volumen y por tanto, no lucir ante una el sonido de la orquesta, aunado a una puntual participación de la soprano, Liliana del Conde y Carlos Arturo Mendoza, barítono.



Un aplauso compartido tanto para los instrumentistas, coristas, solistas y bailarines en escena, pero enfocándose en el Mtro. Miramontes Zapata, quien disfruto de este concierto en uno de los palcos en compañía de sus "ángeles", sus hermanas y familiares.  Cómo un gesto de quienes estaban en escena y el público le dedicaron en forma conjunta  un extendido y cálido aplauso,  aunado al respeto y cariño, quien agradeció este gesto de los ahí presentes hacia su persona.



Alejandro Alfaro, director Administrativo de la Orquesta Sinfónica Potosina reconoció  las deficiencias e inexactitudes en cuanto a la interpretación tanto de la dirección, orquesta y coros, e igualmente se sintió  sorprendido como lo fue también Secretario de Cultura en cuanto al poder de convocatoria de este incondicional  apoyo por parte de  ex alumnos, alumnos y en este caso de lo dancístico que se consumo en esta puesta en escena.

No hay comentarios: